Skip navigation

ACCESO A LA JUSTICIA

MAGISTRADA SARAH A. VERAS ALMANZAR, EXPOSITORA EN SIMPOSIO SOBRE AVANCES Y DESAFIOS EN VIOLENCIA DE GÉNERO.

Del 27 al 29 del mes de Enero del presente año, fue celebrado el Simposio titulado “Avances y Desafíos en Violencia de Género, en el Hotel Santo Domingo del Distrito Nacional. Este evento regional fue coordinado por la Vicerrectorìa de Investigaciones y Postgrado la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y auspiciado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Instituto de Sexualidad Humana y el PACAM.

Este importante evento tuvo la particularidad de que en el mismo participaron varios países latinoamericanos, entre los que se encuentran: Venezuela, Puerto Rico, Cuba, Nicaragua.

Entre los temas abordados cabe destacar:

Visión General de la violencia de género: situación regional, retos y desafíos, a cargo Gilka Melèndez; El Costo de la violencia de género en República Dominicana, a cargo de Agnes Mateo. Ambas representantes dominicanas.

Otros temas relevantes fueron los de la Cubana Clotilde Proveyer sobre La violencia contra la mujer en la cotidianidad familiar, y de parte de la representación Venezolana Aminta Parra con el tema Educación sexual: Herramienta para combatir la violencia de género. El expositor Nicaragüense, Vinicio Buitriago, abordó el tema de los Modelos de Intervención en niños, niñas y adolescentes, entre otros interesantes temas.

EXPOSICIÒN DE LA MAGISTRADA SARAH A. VERAS A.

La magistrada Sarah Veras tuvo a cargo el abordaje del tema: Alcances y Limitaciones del Sistema de Justicia Dominicano respecto a las víctimas de violencia. Esta exposición analizó el estado de situación respecto al tratamiento de las víctimas durante el proceso judicial, reflejando, mediante el método de la encuesta, los principales problemas que enfrentan las víctimas que reclaman justicia ante los tribunales, tales como la carencia de recursos económicos para contratar un abogado a fin de constituirse en parte en el proceso, revictimizaciòn, ausencia de programas de protección integral a víctima- testigos, entre otros aspectos.

No deja de reconocer la expositora los alcances normativos, sobre todo en el aspecto penal, en el reconocimiento de derechos a las víctimas, no obstante, apuntala hacia una mayor garantía de estos derechos legalmente establecidos desde el plano material o práctico.

La Encuesta utilizada en la exposición de la Magistrado Sarah Veras reveló como principales problemas:

 Defensa técnica de imputado y víctima debe ser equitativa (falta de recursos de la víctima para contratar abogado)
 Costos del Proceso en sentido general, impide la participación plena de la víctima en su resarcimiento.
 Excesivas garantías para el imputado en desmedro de las víctimas.
 El estado de libertad del agresor en ciertos casos se convierte en una amenaza para la víctima.
 Duración excesiva del proceso hace que la víctima pierda el interés.
 Falta de información de los actos procesales o información tardía.
 Falta de seguridad individual y seguimiento adecuado a las víctimas (desprotegidas, estado de vulnerabilidad)
 Inexistencia de una política criminal efectiva, sobre todo respecto a las instituciones a las que puede acudir la víctima en casos de violencia luego de la interposición de una denuncia.
 No solo la víctima directa se encuentra vulnerable por ausencia de protección, también la familia.
 Falta de protección y falta de seguimiento facilita los mecanismos de manipulación.
 Acuerdo sin la aprobación inteligente de la víctima, entre imputado y M.P.
 Citaciones formalmente correctas, pero materialmente no efectivas.
 No se toma en cuenta las excusas de las partes.
 Los excesivos reenvìos revictimizan.
 Desconocimiento de los tecnicismos legales.
 Desamparo de la víctima en casos de descargo.
 No participación en grado de ejecución de la sentencia.
 Temor por represalias.
 Debilidad emocional.
 Víctimas y falta de comunicación con el M.P.
 Falta de conocimiento de los proceso alternos.
 Incumplimiento de los acuerdos, negociaciones.
 Enfrentamientos con el agresor en audiencia y fuera de ella.
 Más presión interna cuando el problema se da en el interior de la familia.
 Ignorancia de sus derechos.
 Desconfianza en el sistema.
 Negativa de la víctima de declarar contra ciertas personas, ya sea por familiaridad, amistad…

Recapitulando los resultados de la encuesta, los obstáculos principales que debe enfrentar la víctima en el sistema de justicia se resumen en:

– Costos del Proceso.

– Adecuación de normas (correcta interpretación a la luz de las necesidades de las partes, de forma equitativa).

– Deficiencia o ausencia de sistemas de protección Victimas- testigos de violencia.

– Con frecuencia Parálisis paradigmático en la comprensión del fenómeno de la violencia, involucra a todos los sujetos del proceso.

-Orientación, comprensión, seguimiento e información a las víctimas.

– El problema de la interpretación exegètica de la norma procesal.

– El saldo es la “victimizaciòn secundaria”.

Reconoció la expositora Sarah Veras que la recientemente promulgada Constitución de la República se convierte en un importante instrumento para garantizar el debido proceso y un trato adecuado y equitativo de las víctimas, especialmente las de violencia, en el sistema de justicia.

Entre las disposiciones de la actual Constitución, destacó las siguientes:

 art. 8 Función esencial del Estado “… la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto de su dignidad y la obtención de los medios que le permitan perfeccionarse de forma igualitaria, equitativa y progresiva, dentro de un marco de libertad individual y justicia social, compatibles con el orden público, el bienestar general y los derechos de todos y todas.”

 Se condena la violencia Intrafamiliar o de género. Art. 42. 2 “Derecho a la integridad personal… Se condena la violencia intrafamiliar y de genero en cualquiera de sus formas. El Estado garantizara mediante ley la adopción de medidas necesarias para prevenir, sancionar, erradicar la violencia contra la mujer.”

Como regla básica de Interpretación racional y basada en el Principio de Razonabilidad enfatiza los valores de justicia y utilidad de las normas al rezar:

 Art. 40.15 “… La ley es igual para todos: solo puede ordenar lo que es justo y útil para la comunidad y no puede prohibir mas de lo que le perjudica”

 Concluye su ponencia afirmando que “Para que las garantías constitucionales en casos de violencia y en todos los casos no se conviertan en letra muerta, es responsabilidad que debe ser asumida por todos…
El Estado, los que forman parte del Sistema de justicia, la sociedad, comunidad, la familia y cada ciudadano dominicano.

“Quien no este preparado para asumir el juicio oral,
simplemente perderá el caso”
Baytelman

Por Sarah Alt. Veras Almánzar

El juicio o debate actual exige de parte de los actores  que intervienen en el mismo, preparación adecuada a los fines de establecer o fundamentar sus pretensiones. Es por esto,  que se ha dicho que el juicio oral es una cuestión de estrategia; que la prueba no habla por sí misma, pues exige que esta sea aportada y producida en el debate de la manera más eficiente y eficaz a los fines de extraer de las mismas,la mayor cantidad de información y que esta sea de calidad. Por último, es preciso indicar, por las razones expuestas, que hoy día no hay  lugar para la improvisación.

Todo lo antes dicho exige la utilización de una serie de destrezas, a los fines de convencer al tribunal, pues al no existir en la actualidad el denominado Sistema de la Prueba Tasada- como veremos más adelante- lo importante es ofrecerle al juzgador los hechos en una bandeja que le resulte atractiva, pues el objetivo es que nos crea. En tal sentido, el aspecto credibilidad es esencial. Esta credibilidad con la que debemos rodear nuestra  posición o versión de nuestro caso debe irse construyendo desde las fases iniciales del mismo, es por esto que el denominado alegato de apertura resulta una de las destrezas  encaminadas a lograr tales objetivos.

REGULACION NORMATIVA EN EL CODIGO PROCESAL PENAL

El Código Procesal Penal regula el tema de la Apertura de los Debates de su Artículo 318, en la sección I de la vista de la causa, contenida en el Capítulo III que versa sobre la Sustanciación del Juicio:

Art. 318. Apertura. El día y hora fijados, el tribunal se constituye en la sala de audiencias. Acto seguido, el secretario procede a verificar la presencia de las partes, los testigos, peritos e intérpretes, y el presidente declara abierto el juicio, advirtiendo al imputado y al público sobre la importancia y significado de lo que va a ocurrir e indicando al imputado que preste atención a lo que va a escuchar. El tribunal ordena al ministerio público, al querellante y a la parte civil, si la hay, que lean la acusación y la demanda, en la parte relativa al hecho imputado y a su calificación jurídica. Acto seguido, pueden exponer oral y sucintamente sus fundamentos. Luego se concede la palabra a la defensa a fin de que, si lo desea, se exprese de manera sucinta sobre la acusación y la demanda.

En este artículo se establece que una vez concluidas las actividades preparatorias para iniciar el debate (verificación de presencia de las partes, testigos, peritos, separación de los testigos en una sala aislada de los debates) se invita al fiscal, querellante y a la parte civil a que “den lectura   a la acusación y a la demanda refiriéndose a que sea presentada la teoría del caso de la acusación donde se tocan los hechos y la teoría jurídica planeada por esta parte.

El artículo 318 también se hace cargo de la parte relativa a las pruebas, aspecto esencial de la teoría del caso, cuando le da oportunidad igualmente a que “acto seguido puedan (énfasis nuestro) exponer sus fundamentos…” Los fundamentos de la pretensión de la parte acusadora no son más que los medios de prueba que ya se han entendido por haber sido admitidos por el juez de la instrucción en el auto de apertura correspondiente, como las más relevantes para apoyar su versión  o teoría del caso.  Asimismo, se da oportunidad a la defensa para que, si lo desea, haga referencia a su versión sobre la acusación y la demanda de manera breve. El carácter facultativo en cuanto a la presentación de la teoría del caso por parte de la defensa se justifica en el entendido de que, es la parte acusadora que viene obligada  a probar las acusaciones  contra el encartado, lo que explica su obligación de  presentar una teoría del caso firme y coherente, para la defensa esta estrategia constituye una opción.

De acuerdo a las disposiciones del Artículo 318 del Código Procesal penal, el Juez invita a la defensa a que “se exprese de manera sucinta, si lo desea (énfasis nuestro) sobre la acusación y la demanda” destacando así, no solo el carácter facultativo de la presentación de la teoría por parte de la defensa, sino que indica además una de las características principales del alegato de apertura: su brevedad y concreción. Estas reglas no sólo operan en ocasión de la presentación del alegato de apertura de la parte de la defensa, asumir tal posición podría interpretarse como una limitante al derecho que tiene esta parte a defenderse. También el fiscal, el querellante y la parte civil deben someterse a las mismas reglas del juego. Es el juez, en virtud de sus atribuciones de dirigir la audiencia plasmadas en el Art. 313 del CPP, quien “hace las advertencias legales, modera el debate, rechaza todo lo que tienda a prolongarlo sin que haya mayor certidumbre de los resultados…”

¿EN QUE CONSISTE EL  ALEGATO DE APERTURA?

El discurso inicial- como la doctrina científica más avisada en materia de técnicas de litigación   denomina-  ha sido definido como el instrumento o herramienta que posee el litigante  a los fines de  dar inicio a la tarea  de convencer a los jueces de la coherencia y verosimilitud de su postura frente a los hechos.

La estructuración de este alegato   constituye  una tarea delicada. Se trata pues de la primera impresión que va a tener  el tribunal acerca de cómo hemos planteado nuestro caso, es por esto que se exige para la elaboración y presentación  del mismo  un conocimiento cabal de nuestro del mismo, lo que incluye las ofertas  que planteemos  y que  las mismas sean susceptibles de ser cumplidas durante el desarrollo del debate o juicio oral.

El objetivo principal de esta destreza es dar a conocer la teoría del caso- de la que habláramos anteriormente- y ofrecer a los jueces una mirada particular sobre los hechos. Pero, no basta con meras alegaciones o exposición de nuestra versión de los hechos, es preciso que  se ofrezca además las pruebas encaminadas  a establecer tales hechos.  Que debe contener, pues una alegato de apertura?   Quisiera que tomáramos como parámetro el fragmento del Film “Witness for the prosecution” (testigo de cargo)   a los fines de ilustrar mejor  el contenido de esta paso o estrategia procesal.  Siguiendo la secuencia de esta trama, el fiscal hace referencia a los siguientes elementos.

En los pocos minutos  en que observamos la parte inicial del juicio seguido al señor Leonard Steven Vole, en el supraindicado film vemos que  la fiscalía elabora una especie de esquema a los fines de estructurar su  discurso inicial. Veamos:

INTRODUCCION

Un ejemplo de esto es cuando el fiscal Sr. Myers,  advierte  al tribunal lo que verán.  Que los hechos del caso son puntuales y simples y que se trata de hechos no controvertidos. Con esta afirmación el fiscal demuestra confianza en sí mismo, seguridad y asertividad acerca de lo que esta planteando, elementos que son esenciales al momento de introducir del caso en el curso de los alegatos.

El fiscal se refiere en esta etapa a la teoría del caso: constituido por el asesinato de la señora: EMELY JANE FRENCH (teoría jurídica) y cada uno de los elementos fácticos que establecen cada uno de los elementos constitutivos del asesinato, tales como:

  1. Golpe asestado alegadamente por el acusado,
  2. Realizado por un objeto chato y pesado.

DESCRIPCION DE PERSONAS

Este paso requiere de la descripción de las personas intervinientes en los hechos del caso. No se trata de los testigos o peritos que guardan una relación indirecta con el caso, sino de los  verdaderos protagonistas del caso- víctima y victimario-

La inclusión de esta descripción  le otorga un sentido humano al caso.  Así, se  identifica  a la víctima como una persona  amable y afectuosa con el imputado. Señora de 56 años de edad, ama de casa etc. Estos aspectos pueden provocar una predisposición favorable hacia nuestro caso.

ESCENA

Cuando se hace referencia a que la señora fue encontrada asesinada en su casa ubicada en el Condado de Londres.

INSTRUMENTOS

Se refiere a aquellos  objetos con los que se le provocan las lesiones a la víctima.

El fiscal  destaca  el hecho de que, de acuerdo a los certificados médicos y peritajes realizados a la señora  EMELY JANE FRENCH,  la misma fue asesinada con un objeto pesado  y chato.

CIRCUNSTANCIAS

Cuando el fiscal se refiere a la fecha y hora exactas de comisión del delito: 14 de octubre, entre las  21:30  y las 22:00 horas.

TEMA CENTRAL DE LA DISCUSION

Hace referencia al punto controvertido  que se intentará probar en el juicio. En esta etapa se hace especial énfasis  en la versión que se planteará acerca de los  hechos. Por ejemplo, cuando el fiscal hace referencia que la prueba va encaminada a establecer que el acusado- señor Leonard Steven Vole- es la persona que asestó el golpe que provocó la muerte de la señora French. Que esto quedará demostrado con las declaraciones de los testigos y peritos ofertados por la fiscalía.

¿QUÉ OCURRIO?

Descripción acerca de cómo acaecieron los hechos desde el punto de vista de la versión de la fiscalía.  Aquí se hace referencia acerca de la suficiencia de los elementos de prueba con que cuenta la parte acusadora para establecer los hechos.

BASES PARA LA ABSOLUCION O CONDENA

Con todo lo antes manifestado la fiscalía pretende probar que los hechos fueron cometidos por el señor Vole. Que el golpe fue asestado por él. Con esto no se están adelantando conclusiones, sino estableciendo los elementos fácticos- basados en prueba- que permitirían,  eventualmente,  servir de base a una posible condena.

CONCLUSIONES Y PETICIONES CONCRETAS

De todo lo antes indicado se extrae que  lo que se busca es la condena del acusado aunque no se ha manifestado de forma expresa.

RECOMENDACIONES

La doctrina científica más avisada  en materia de litigación,  nos ofrece las siguientes recomendaciones a los fines de  hacer más efectiva la presentación del alegato inicial.  Así, se recomienda que:

– Se presenten hechos, no conclusiones. En tal sentido,  esta exposición debe basarse en los elementos fácticos del caso. Por lo tanto, es recomendable no extraer en esta etapa conclusiones de una prueba que aun no ha sido producida.  Esta mención forma parte del alegato final del cual hablaremos posteriormente.

No extenderse demasiado en los alegatos. Un alegato muy  extenso puede afectar la capacidad de recepción  del juzgador, al tornarse los argumentos aburridos y vacíos.

Otras recomendaciones enfatizan en no emitir en estos alegatos opiniones de  tipo personal o apasionarse con el caso, pues esto puede afectar la credibilidad de nuestro alegato. Es preciso, entonces ser objetivos.

No exagerar la prueba, no  ofrecer lo que no se pueda cumplir. Es preciso recordar que el alegado de apertura constituye una oferta, una promesa al tribunal de lo que va a suceder en el plenario. Si no se es capaz de cumplir con estas,  nuestra credibilidad y la de nuestro alegato  se verán afectadas, y esto se revelará  al momento de presentar el alegato da clausura.

Por último,   está la cuestión del anuncio de las debilidades de nuestro caso. El hecho de presentemos o no las debilidades de nuestro caso, es también cuestión de hacia  donde va dirigida nuestra estrategia. Si estamos concientes de que nuestra contraparte utilizará esta flaqueza de  nuestro caso, pues es preciso ventilar esta situación   a fin de contrarrestar el efecto negativo de que sea la otra parte  la que en tono exagerado y malicioso la invoque. En caso contrario,  no es necesario referirnos a estas.

LA OFERTA DE PRUEBAS COMO PARTE DEL ALEGATO DE APERTURA.

Una de las cuestiones más trascendentales que debemos tomar en cuenta es si tenemos que incluir o no la oferta de pruebas en nuestro Discurso de  apertura. La respuesta no es otra más que afirmativa.

Contestamos ahora la premisa: “QUE PRUEBAS NECESITA LA FISCALIA,  PARA ACREDITAR CUALES PROPOSIONES FACTICAS, QUE SATISFAGAN QUE ELEMENTOS DE CUALES TEORIAS JURIDICAS”   En el caso Vole, la fiscalía ha ofertado una serie de elementos o medios de prueba a los fines de establecer los siguientes hechos:

    • Muerte  violenta de la señora French.
    • La utilización de un instrumento chato y pesado para provocar la muerte de la señora French.
    • El afecto y amabilidad con que la señora trataba al acusado y la existencia de un testamento a su favor. (móvil)
    • Golpe fue asestado por el acusado (Leonard Steven Vole)

PRUEBA ENCAMINADA A ESTABLECER LOS SUPRAINDICADOS HECHOS.

    • La fiscalía oferta:
    • Prueba testimonial y pericial:
    • Vecina o casera  de la occisa
    • Abogado que redacto el testamento.
    • Agente de policía

PRUEBA DOCUMENTAL

    • Testamento
    • Informe medico o peritaje.

Como hemos observado,  es preciso ofertar los medios de prueba necesarios a los fines de fundamentar las proposiciones de tipo fáctico encaminadas a satisfacer los elementos que conforman la denominada teoría jurídica. Tomando en consideración la importancia de conocer la prueba ideal que deberá ser ofertada a los fines antes indicado, es importante referirnos a sus tipos:

PRUEBA AFIRMATIVA

Se  refiere a aquella prueba que tiende a demostrar la exactitud de una proposición fáctica. Por ejemplo, en el caso Vole: el testimonio del medico forense unido al certificado elaborado por este, en el que se hace constar que la causa de la muerte de la señora French fue un golpe contundente con un objeto plano y chato.

PRUEBA EXPLICATIVA

Se refiere a aquella evidencia que  provee al juzgador de razones  acerca de porque los hechos acaecieron. Ejemplo de esto lo encontramos en la insinuación por parte de la fiscalía de que el  acusado había matado a la occisa para beneficiarse del testamento a su favor.

PRUEBA  DE REFUTACION

Aquella prueba dirigida a  debilitar la prueba afirmativa del contrario.

PRUEBA DE CREDIBILIDAD

Prueba  cuyo objetivo es el de  darle razones al juzgador para  que considera verosímiles   la prueba que ofertamos. Ej. Calidad de peritos que pueden ser sujetos a calificación.  Peritajes que ratifican la versión del perito.

VALORACION DE LA PRUEBA

Ha sido definida como la  operación  intelectual  destinada a establecer  la eficacia conviccional de los elementos de prueba recibidos.

Es preciso indicar que, mientras las proposiciones fácticas están sujetas al denominado Test o examen de Superposición, es decir que tan fuerte puede ser mi proposición fáctica frente a la que pueda presentar mi contraparte a los fines de refutarlas,  en lo relativo a las pruebas el Test es uno de Credibilidad, la cual dependerá de la forma estratégica en que cada parte presente sus pruebas ante el juzgador. La cuestión es que  no existe prueba tasada, sino que todo dependerá de las estrategias utilizadas a los fines de producir esta prueba y así sacarles mejor provecho para favorecer nuestra teoría.  La credibilidad que merece la prueba dependerá de la lógica, coherencia  en cuanto a su producción.

SISTEMA DE VALORACION DE LA SANA CRÍTICA RACIONAL

De la lectura combinada de los artículos 172 y 333 del Código Procesal Penal se establece que: “El juez o tribunal valora cada uno de los elementos de prueba, conforme a las reglas de la lógica, máximas de experiencia y los conocimientos científicos y esta en la obligación de explicar las razones por las cuales  se les otorga determinado valor, con base a la apreciación conjunta y armónica de toda la prueba  y que esa valoración de la prueba ha de ser realizada de modo integral, de  modo a que las conclusiones a las que se lleguen sean el fruto racional de las pruebas en las que se apoyan y sus fundamentos sean de fácil comprensión”

En el Sistema de Prueba legal o prueba tazada es la Ley Procesal la que prefija la eficacia conviccional de un elemento de prueba.   De acuerdo a este sistema el legislador  establece bajo qué condiciones  el juez debe darse por convencido de la existencia de un hecho o circunstancia y  de qué manera no.  En cambio el sistema de la íntima convicción, no ata la convicción del tribunal a formalidades preestablecidas.  La debilidad de este sistema es la posible arbitrariedad de los veredictos.

Por ultimo, el sistema de la sana crítica,  al que hiciéramos alusión anteriormente, tiene la ventaja de que  pone a cargo del juez la obligación las conclusiones a que lleven a cabo sean el fruto racional de  las pruebas en las que se apoye.

Finalmente en cuanto a la experiencia común: se  refiere a aquellas reglas empíricas  que  son aceptadas por el común de los hombres.

S.A.V.A.

Con la entrada en vigencia del Código Procesal Penal Dominicano el 27 de septiembre del año 2004, la dinámica en cuanto de presentación de la prueba, especialmente la testimonial y pericial, en el juicio o debate ha dado un giro de 360 grados. No basta la simple enunciación de las pruebas recolectadas en la fase de instrucción y lecturas indiscriminadas de interrogatorios realizados sin el conocimiento de las partes, incluso del imputado quien se enteraba de las evidencias recolectadas en su contra cuando ya era tarde para rebatirlas. Esta nueva normativa pretende dejar atrás aquellos cuestionarios realizados por las partes a los testigos que más que preguntas eran formas intimidatorias a fin de encontrar cada quien su verdad.  Los testigos eran impresionados e interpelados de manera tal que parecían que estaban siendo juzgados, como si fueran culpables de algo. Las preguntas sugestivas, capciosas e impertinentes eran admitidas con toda naturalidad, sin meditar que este tipo de interrogantes violentaba el derecho a la defensa de las partes y sin tener la oportunidad de hacer objeciones a estas. Finalmente, en cuanto al imputado, este era interpelado como si se tratara de cualquier testigo sin que se le hicieran las advertencias que preservan los derechos a la no autoincriminacion.

Pero, ¿Cuáles han sido los cambios, que en cuanto a la forma de los interrogatorios, nos ha traído la nueva legislación procesal penal? Aunque, ciertamente, nuestro sistema procesal penal no cuenta aun con reglas de presentación de evidencia, como  las tienen en la mayoría de las legislaciones que rige el sistema acusatorio, existen algunas pautas dispersas en el Código Procesal Penal. Así, el artículo 326 de la Ley 76-02, hace referencia al denominado Interrogatorio Directo, al señalar: “La parte que lo propuso cuestiona directamente a los testigos o peritos sobre sus generales, así como sus vínculos con las partes. …Acto seguido, se procede al interrogatorio directo por la parte que lo propuso, por las otras partes en el orden establecido, y por el tribunal… El presidente  del tribunal modera el interrogatorio, para evitar que el declarante conteste preguntas capciosas, sugestivas o impertinentes”.

A  fin de diferenciar el interrogatorio directo, al cual hace referencia el supraindicado artículo, del contrainterrogatorio, es preciso adentrarnos en su dinámica. Veámos:

EL INTERROGATORIO DIRECTO

Ha sido definido como: “el primer interrogatorio de un testigo sobre una materia no comprendida dentro del alcance de un interrogatorio previo de ese testigo” (Fontanet, Julio E. Principios y Técnicas de la Práctica Forense). En otras palabras, el interrogatorio de tipo directo es aquel que es realizado por la parte que oferta al testigo. Si el testigo es del Ministerio Público, pues este realizará el directo. Este tipo de cuestionamientos no es realizado al azar, sino que existe una serie de reglas, algunas establecidas en el código procesal penal y otras que en cuanto a su adecuada forma pueden ser extraídas de la legislación comparada y admitidas como técnicas a fin de resaltar la importancia y credibilidad de la prueba testimonial ofertada.

ACREDITACION DEL TESTIGOS Y CUALIFICACION DE PERITOS

LA ACREDITACION

Esta técnica es dirigida a que el tribunal conozca quién es el testigo. Se trata de humanizar al testigo ante el juzgador. Que este se convierta en una persona con nombre y apellido. La rigurosidad y profundidad de la acreditación dependerá de la gravedad e importancia del caso para el cual este ha sido llamado a deponer, sobre todo si se trata del denominado “testigo estrella” ofertado por determinada parte. En tal sentido, el artículo 326, antes señalado, nos indica: “… la parte que lo propuso cuestiona directamente a los testigos o peritos sobre sus datos personales, así como sus vínculos con las partes… “

LA CUALIFICACION

Se habla de cualificación cuando se trata de interrogatorios de peritos. En este caso además de preguntarle al  experto por sus generales, tal como lo señala la disposición legal antes indicada, se exige que las preguntas sean más extensas. Se trata pues, de demostrar el expertizaje o “calidad Habilitante” que exige el código en su artículo 205 en lo relativo a los peritos cuando reza: “Los peritos deben ser expertos y tener título, expedido en el país o en el extranjero, habilitante en la materia relativa al punto sobre el cual son llamados a dictaminar, siempre que la ciencia, arte o técnica estén reglamentadas. En caso contrario debe designarse a personas de idoneidad manifiesta”. En consecuencia, es a través de un cuestionario profundo que podrá quedar establecida la capacidad pericial. Preguntas como: Años de graduado, estudios especializados, años ejerciendo en determinada profesión, la oportunidad de haber sido docente en el área en que es especialista, serán las preguntas idóneas a los fines de cualificación.

LA PREGUNTA DE TRANSICION

Una vez acreditado el testigo o cualificado el perito, procede hacer la pregunta que guíe al testigo a los hechos del caso y esta es la denominada pregunta de transición y orientación. Un ejemplo de este tipo de preguntas es: “En fecha tal ….recuerda usted  algo que le llamara la atención?” En esta etapa del interrogatorio directo el testigo o perito inicia el relato o su versión de los hechos guiado por las preguntas que se le realizan. El lenguaje a utilizar en este tipo de preguntas ha de ser sencillo, a fin de no confundir al testigo e ilustrar de una manera llana al tribunal. En el caso de peritos es permisible la utilización de un lenguaje técnico, pero es aconsejable que se traduzca al plenario lo que se quiso decir a fin no confundir al tribunal.

NO PREGUNTAS SUGESTIVAS, CAPCIOSAS E IMPERTINENTES EN EL DIRECT

De acuerdo al artículo 326, parte in fine, de la Ley 76-02 establece que: “El presidente del tribunal modera el interrogatorio, para evitar que el declarante conteste preguntas capciosas, sugestivas o impertinentes”.

Las preguntas sugestivas son aquellas que sugieren la respuesta. Generalmente, este tipo de preguntas  se realiza  por medio de aseveraciones: “Lo cierto es que…; Dígame si es o no cierto que …; (se expresa la aseveración ) si o no”, entre otras.

Las preguntas capciosas son las que inducen a error al deponente. Es la pregunta engañosa. Ejemplo de pregunta capciosa: Si tomamos como supuesto un caso en el cual un testigo declara a favor de un acusado de violencia doméstica contra su esposa. La pregunta capciosa sería la siguiente: ¿Lo cierto es que el acusado dejó de pegarle a su mujer? No importa si contesta si o no, pues la respuesta será perjudicial al imputado. En cuanto a las preguntas impertinentes, son aquellas que están fuera del objeto de prueba.

Cabe preguntarse ¿Qué tipo de preguntas serían las adecuadas en un interrogatorio de tipo directo? A fin de evitar la sugestividad, las preguntas han de ser abiertas. Que permitan al testigo explicar. Aportar la información que se le requiere, sin restricción. Como ejemplo de este tipo de interrogantes tenemos: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Porqué? ¿Quién? Y otras preguntas utilizando las siguientes palabras: Explíque,  Fundamente, Describa, informe.

DETALLES Y DESCRIPCIONES

Tal como expresamos anteriormente, tras la acreditación del testigo o cualificación del perito, procede realizar la pregunta de transición, la que permitirá al declarante exponer acerca de los hechos del caso, guiado por las preguntas de la parte que realiza el interrogatorio directo. Luego de la narración principal de los hechos, es preciso que sean realizadas las preguntas encaminadas a la descripción o detalles en cuanto a la ocurrencia de estos. Detalles como: la distancia, iluminación, sonido, tiempo,  servirán para que el tribunal realice una reconstrucción mental de los hechos, aportando mayor credibilidad al testimonio. Un ejemplo de la utilidad de la descripción, es cuando se trata de establecer que la persona imputada de un ílicito penal fue efectivamente identificada por el testigo. En tal sentido, la iluminación y la distancia entre el testigo y el sujeto sospechoso serán parte esencial para dar credibilidad a la identificación.

EL TESTIMONIO HA DE SER ORGANIZAO

Un aspecto importante en el interrogatorio directo es que la información que se obtenga del  testigo ha de ser ordenada. Esta es considerada una cuestión de estrategia,  pues a medida de que el testigo ofrezca una declaración organizada y detallada le merecerá mayor credibilidad al tribunal. Ese orden ha de ser cronológico.  Imagínese que el caso de que se trata es robo con violencia. A medida que el testigo inicie su declaración en el sentido de que cómo llegó al lugar de los hechos, si se encontraba sólo o acompañado cómo se apersona el sospecho, amenaza a la víctima, le arrebata la cartera, etc., será pues más impactante y creíble para el juzgador.

EL CONTRAINTERRROGATORIO

Previo a analizar las disposiciones legales existentes en la normativa procesal penal dominicana, es oportuno definir el contrainterrogatorio. Al respecto, Fontanet (Op. Cit. Supra)  nos ofrece la siguiente definición: “Es el interrogatorio que hace la parte contra quien se ha ofrecido el testimonio del declarante”. Es decir, que si el testigo es  presentado por la defensa, la parte contraria, que puede ser la fiscalía, realiza el contrainterrogatorio. Pero ¿Qué se persigue con este tipo de cuestionamientos?  Primero: aportar aspectos positivos a nuestro caso; Segundo: Destacar los aspectos negativos del caso de la parte contraria; Tercero: Impugnar la credibilidad del testigo de la parte  contraria.

CODIGO PROCESAL PENAL DOMINICANO Y LA CUESTION DE LOS CONTRAINTERROGATORIOS

Uno de los temas más controversiales en lo que respecta a las reglas de los interrogatorios a partir de la entrada en vigencia del Código Procesal penal, es el del denominado contrainterrogatorio. En tal sentido, el artículo 326 de la Ley 76-02 dispone: “Acto seguido, se procede al interrogatorio directo por la parte que lo propuso, por las otras partes en el orden establecido, y por el tribunal” Esta disposición legal hace referencia exclusivamente al interrogatorio de tipo directo, tanto por la parte que lo propuso como por las demás partes. Ha de entenderse que la contraparte no tendría oportunidad de interrogar a los testigos contrarios, sino a través de preguntas abiertas mediante las cuales los deponentes podrían explicar y así ratificar con su declaración la teoría de la parte que los propone. Esta ratificación sería violatorio a su derecho a la defensa.

El contrainterrogatorio es utilizado como un mecanismo que sirve para contradecir y rebatir la prueba de la parte contraria a través de preguntas sugestivas, utilizando la información aportada en el interrogatorio directo. De esta forma la contraparte pretende establecer las debilidades del caso de la parte contraria e impugnar (desacreditar) el testimonio aportado por incoherencia entre declaraciones, omisión en cuanto a cierta información relevante o por parcialidad del deponente con la parte que lo propone.

¿Cómo permitir el contrainterrogatorio, que por definición es sugestivo, ante una disposición expresa del código procesal que no lo contempla?

La respuesta la obtenemos del mismo Código Procesal Penal, pues su artículo primero establece que: “Los tribunales, al aplicar la ley, garantizan la vigencia efectiva de la Constitución de la República y de los tratados internacionales y sus interpretaciones por los órganos jurisdiccionales creados por éstos, cuyas normas y principios son de aplicación directa e inmediata en los casos sometidos a su jurisdicción y prevalecen siempre sobre la ley”. En consecuencia, la constitución dominicana establece en su artículo 8, numeral 2, letra j el Derecho a la Defensa de las partes. Por otro lado, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del 16 de diciembre del 1989 establece en su artículo 14.3 letra e el derecho de toda persona en plena igualdad de: “ interrogar o hacer interrogar a los testigos de cargo y a obtener la comparecencia  de los testigos de descargo y que estos sean interrogados en las mismas condiciones que los testigos de descargo”. La igualdad de ningún modo implica que deba repetirse el directo, sino igualdad de armas, igualdad de oportunidades a fin de establecer nuestra teoría y rebatir la de la contraparte, situación que sólo se logra a través de un efectivo  contrainterrogatorio.

Luego de haber salvado la situación legal anterior,  procede conocer la dinámica del contrainterrogatorio.

PREGUNTAS SUGESTIVAS

La pregunta sugestiva es, tal como lo manifestamos anteriormente, la que sugiere la respuesta. Es la que se realiza a través de aseveraciones, tales como: “Lo cierto es que…; Dígame si es o no cierto que …; (se expresa la aseveración ) si o no”. Este tipo de preguntas no permite que el testigo pueda dar detalles o explicaciones, pues no le queda otra alternativa que la de responder si  o no.

USO DEL CONTRAINTERROGATORIO PARA IMPUGNAR TESTIGOS

Uno de los objetivos principales del contrainterrogatorio es impugnar la credibilidad de los testigos. Cabe destacar, que el testigo de la contraparte puede ser advertido de que va a ser interrogado en esos términos y puede ser, que este se resista, por lo que ha de tenerse mucho cuidado y estar bien preparados en cuanto al conocimiento del caso para lograr los objetivos que nos hemos propuesto.

Las impugnaciones a los testigos pueden ir encaminadas a establecer:

  • Su parcialidad con la parte contraria y, por ende, falta de objetividad en sus declaraciones. Por ejemplo: parentesco,  amistad,  venganza,  miedo, intereses pecuniarios, etc.
  • Su carácter mendaz o mentiroso, ejemplo que se establezca que el  testigo ha sido anteriormente condenado por perjuro.
  • Por incoherencias, divergencias u omisiones en declaraciones anteriormente vertidas.
  • En  caso de los peritos, estos puede ser impugnados por incapacidad (falta de calidad habilitante que establece el artículo 205 del C.P.P.)
  • Tratando de establecer que la percepción del testigo en un momento dado fue errónea debido de situaciones que  la pudieron afectar,  tales como el miedo, falta de concentración, entre otros.

Estas impugnaciones serán logradas a través de preguntas claves en la fase de contrainterrogatorio.

DINAMICA DE LAS OBJECIONES

En el lenguaje procesal jurídico, objetar significa poner reparo a algún elemento de prueba que se pretenda introducir al proceso por alguna de las partes. Por otra parte, las objeciones se definen como: El procedimiento utilizado para oponerse a la presentación de evidencia inadmisible, como también para objetar un comportamiento indebido durante el juicio”. Nuestro Código Procesal Penal introduce las objeciones regulándolas en el artículo 326 estableciendo que: “El presidente modera el interrogatorio, para evitar que el declarante conteste preguntas capciosas, sugestivas o impertinentes… Las partes pueden presentar oposición a las decisiones del presidente que limiten el interrogatorio, u objetar las preguntas que se formulen”.

OBJECIONES A LAS PREGUNTAS

De acuerdo a la disposición legal antes indicada, las preguntas capciosasa, sugestivas e impertinentes son susceptibles de ser objetadas. Mas, es importante señalar que estas objeciones no son limitativas, es decir que sólo permitir las objeciones a las preguntas señaladas sería violatorio al derecho de defensa, ya que puede ser objetada todas aquellas preguntas realizada de forma tal que pueda confundir al testigo o que sea inadecuada. En tal sentido, las preguntas podrían ser objetadas por ser compuestas: aquellas preguntas que requieran de dos o más contestaciones; ininteligibles o ambiguas: incomprensible y además  por ser la pregunta repetitiva.

Además de los supuestos antes indicados, la pregunta puede ser objetada cuando asume hechos no acreditados.

La actitud irrespetuosa de las partes al realizar la pregunta, puede ser objetada. Al respecto el artículo 326 establece que: “…En todo caso vela porque el interrogatorio se conduzca sin presiones indebidas y sin ofender la dignidad de las personas”. En este supuesto no tiene que esperase que objeten este tipo de comportamientos, sino que  el juez tiene un papel activo.

OBJECIONES A LAS RESPUESTAS

No sólo la pregunta, sino también la respuesta que emite el testigo podría ser objetada. Las objeciones más comunes a las respuestas son:

Respuesta narrativa: Aquí el testigo efectivamente da la respuesta deseada, pero continúa aportando información que no se le solicitó. Este tipo de respuestas es peligrosa,  desde el punto de vista de la estrategia que pudo haber elaborado la contraparte, y aun la parte que propuso el testigo, pues en esta narración se puede aportar aquella información que no es conveniente para nuestro caso.

Respuesta que emite una opinión: En este supuesto, el testigo sin ser perito emite conclusiones valorativas. Este tipo de respuesta no es admitida para los testigos legos -testigos comunes- Al respecto el código procesal penal señala en su artículo 325, parte in fine que: “… y según su creencia prestará juramento o promesa de decir toda la verdad y nada más que la verdad, conforme la ha apreciado a través de sus sentidos y la mantiene en su memoría”. En otras  palabras, el testigo va a responder, lo que sabe porque lo  ha oído, sentido, olido, palpado, saboreado, por eso la expresión a través de sus sentidos. El realizar conjeturas opiniones o hipótesis sería labor de un perito más que un testigo, el cual además de utilizar sus sentidos y la información que mantiene en su memoria, puede incluso consultar documentos, notas y publicaciones durante la presentación de su informe, sin que pueda reemplazarse la declaración por su lectura. (ver art.324, parte in fine CPP).

En derecho comparado, específicamente la jurisprudencia Puertorriqueña, establece dos excepciones en las cuales se permite al testigo lego dar opiniones y hacer conjeturas: Caso en cual el testigo observa la alta velocidad a que transitaba un vehículo, en un caso de violación a la ley de tránsito y caso en el cual la persona observa a un sujeto en estado de ebriedad, por el olor a alcohol y la actitud del sujeto. En los demás casos sólo al perito se le permite conjuras, opiniones e hipótesis a las que puede llegar tras un análisis pericial. Las expresiones tales como: en mi opinión, yo creo,  a mí me parece y yo pienso, son las que introducen una conjetura o una opinión.

REGLAS EN PRESENTACION DE  LAS OBJECIONES

El Proceso Penal Dominicano esta desprovisto de un reglamento accesorio que regula las técnicas de interrogatorio, sin embargo podemos utilizar como marco de referencia las reglas generales adoptadas por algunos de los países con sistema similar al nuestro, en los que existen las denominadas Reglas de Evidencia.

El objeta adecuadamente requiere mucho más que el conocimiento del Derecho de la prueba, al objetar, la parte que lo haga debe identificar que la pregunta o contestación sea objetable. En otras palabras, se debe actuar rápidamente. Las objeciones tienen tres requisitos básicos para que las mismas tengan efectividad: Deben ser oportunas, específicas y tener un fundamento correcto.

Deben ser oportunas porque no serviría de nada oponerse a la interrogante cuando ya la información ha sido revelada y escuchada por el juzgador, de no hacerse oportunamente se consideraría tardía, y por ende, renunciada. Corresponde a las partes solicitar la aplicación de las normas probatorias reclamando así los derechos que estas le confieren. Como es lógico, el objetar la respuesta exige que  esta sea efectivamente completada.

Una segunda regla es que las objeciones deben ser específicas, es decir que la parte que objeta, debe señalar específicamente que es lo que se objeta. No es fundamento válido objetar de forma genérica, alegar que la prueba presentada es perjudicial para su caso. Esta una práctica que se ha generalizado, que asumimos se debe al desconocimiento de las técnicas para objetar.

Por último, las objeciones deben tener un fundamento correcto,  lo que exige el conocimiento cabal de la norma por la parte que plantea la objeción.

¿CUAL ES LA FORMA ADECUADA DE PRESENTAR LA OBJECION?

-Levantar la mano o ponerse de pie, de manera cortés, pero actuando rápidamente.

-Verbalizar la expresión “objeción” o “Hay reparos”

– Articular el fundamento correspondiente.

Es preciso, que la parte que presenta la objeción conozca los fundamentos de esta, pues es antiético y considerado una deslealtad procesal, el hecho de objetar por objetar, sin sentido. Este tipo de estrategia chicana, es utilizado como forma de hacer que la contraparte pierda la concentración y olvide la línea preguntas que no sea beneficiosa a nuestra teoría. El juez y las partes deben estar alertas para evitar que este tipo de situación maliciosa progrese en el plenario. Esta sería considerada como una “objeción objetable”.

La objeción no puede ser utilizada de forma indiscriminada. Es por esto que, se objeta cuando sea necesario. Pues, puede ser que aunque la pregunta sea susceptible de reparos,  el sentido de la misma no afecte, más  aun beneficie a nuestro caso.

En esta parte, cabe analizar la letra del artículo 326 del CPP en el sentido de que: “Acto seguido, se procede al interrogatorio directo por la parte que lo propuso,  por las otras partes en el orden establecido, y por el tribunal” La interpretación literal de esta disposición legal  concede al tribunal -al juez- la facultad de realizar preguntas “interrogar”. A nuestro humilde entender, el juzgador ha de ser prudente en cuanto a la facultad de realizar preguntas durante el proceso a fin de que su imagen de ente neutral e imparcial no se vea afectada. Las preguntas más bien deberían dirigirse a aclarar ciertas cuestiones ventiladas por las mismas partes. En tal sentido, ante una pregunta de las ya indicadas entendemos nosotros que de una manera adecuada el juez podría ser objetado, si fuere necesario.

En conclusión, las objeciones deben ser presentadas siempre que la forma en que se pretenda introducir la evidencia mediante una pregunta sea claramente inadecuada, violatoria al derecho de defensa y divorciada del debido proceso al presentar la misma.

Como hemos observado, la realización de un efectivo interrogatorio, sea de tipo directo o contrainterrogatorio, exige el manejo de reglas adecuadas para lograr los objetivos que nos proponemos y es establecer nuestra teoría- sea desde el punto de vista de la parte acusadora o de la defensa-

En el caso específico del contrainterrogatorio, su objetivo es el de rebatir, desacreditar o impugnar la prueba de la parte  adversa, sobre todo la testimonial. Todo esto exige una preparación adecuada de nuestro caso, desde la base investigativa, que es el momento de recolección de la prueba. El lapso de identificación de los testigos “estrellas” de nuestro caso. La efectividad de estas técnicas de interrogatorios exige un plus, la preparación del testigo, en el sentido de que sea espontáneo, que exponga lo que sabe, lo que es de su propio y personal conocimiento. Prepararlo para que diga la verdad, corroborar, en la medida de lo posible, la información que nos aporta, pues la contraparte no se quedará de brazos cruzados, hará lo suyo y es tratar de utilizar las flaquezas de nuestro testigo para hacerlos impugnar. Recordar, que preparar un testigo no es sólo para lo que tendrá que decir, sino cómo lo ha de decir, sus gestos, su conducta en silla, su lenguaje corporal que muchas veces dicen más que mil palabras.

Finalmente, estamos concientes que la normativa procesal actual es deficiente en cuanto a las reglas de interrogatorios, en sentido general, de testigos y peritos, pero siempre que se le  planteé al juzgador una de las cuestiones supraanalizadas, entendemos que este debe valorar si la aceptación o no de estas reglas se adecuan al tan pregonado “Debido Proceso”, si se garantiza o no la “igualdad de armas dentro del proceso” y el “derecho a la defensa” todas estas disposiciones de carácter constitucional, y al fin y al cabo como nos lo reafirma el Código Procesal Penal en su primer artículo que: “Los tribunales, al aplicar la ley, garantizan la vigencia efectiva de la Constitución… y prevalecen siempre sobre la ley (énfasis nuestro).

El  27 de marzo de los corrientes la  Facultad de Derecho de la Universidad de Puerto Rico celebró un acto de reconocimiento   a las  Juezas  Esther Elisa Agelàn y Sarah Veras Almànzar por su aportación al mundo jurídico por la publicación del libro: “Derecho Procesal Penal en el Sistema Acusatorio Latinoamericano”.

Además del reconocimiento antes dicho el acto sirvió de plataforma para la puesta en circulación en este país de la segunda edición de esta obra.  La presentación de la obra y de los logros profesionales de Esther Agelàn y Sarah Veras estuvo a cargo de la prestigiosa    Escritora en materia penal y procesal penal la Dra. Olga Elena Resumil, quien además es catedrática de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico y profesoras de las autoras.  Como parte de su presentación la distinguida dama Reconoció los logros desde el punto de vista docente y en la magistratura de las magistrados.

En el evento fue puesta en exhibición la obra junto con  la del magistrado Alberto Moronta, de la Corte de Niños, Niñas y Adolescentes de la Vega,  también reconocido por su labor intelectual con su obra: “Hacia la Comprensión  de los Principios Rectores del Proceso Civil.” Tanto la obra como  el desarrollo  profesional de este digno magistrado estuvo a cargo de la  Lic. Cruz Estévez, destacada jurista dominicana.

El evento fue coordinado por la Lic. Addy Martínez, coordinadora del Programa de Maestría LL.M. Las palabras de bienvenida quedaron a cargo del Decano de la Facultad de Derecho Dr. Roberto Aponte Toro y quien fuera profesor de las homenajeadas en una de las materias más importantes del programa  Estructuras y Procesos del Derecho Angloamericano.

Delegación Dominicana.

Cabe destacar la presencia en el  acto de reconocimiento de la prestigiosa Delegación Dominicana en el ramo justicia, entre los que cabe mencionar:   Los licenciados Alejandro Moscoso Segarra- ex comisionado de justicia  y actual Procurador Fiscal del Distrito Nacional- Lic. Perfecto Acosta- Procurador Fiscal de la Provincia Santo Domingo- Lic. Lino Vásquez- actual Comisionado de Justicia- Los Magistrados  Román Berroa y Rafael Báez- juez de la Instrucción del Distrito Nacional y Juez de Ejecución de Penas de la Provincia Santo Domingo, respectivamente, el Dr. Manuel de Jesús Pérez Sánchez- Director General de Prisiones,  el Lic. Román Jaques,  entre otras Distinguidas personalidades, quienes aprovecharon el viaje con fines institucionales para dar apoyo a las homenajeadas dominicanas.

Experiencia a partir de la Maestrìa LL.M.

Esther  Elisa Agelàn Casasnovas.

La magistrada Esther  es graduada Magna Cum Laude del Programa de Maestrías LL.M.  Entre las materias  abordadas por la misma se encuentran Derecho Cibernético, Técnicas de Litigación, Métodos Alternos, entre otras. Esta experiencia ha servido de base para ampliar el campo docente en materias como procesal penal y técnicas de litigación, en universidades tales como Pontificia Universidad Católica de Santo Domingo y Universidad Autónoma de Santo Domingo, Escuela Nacional de la Judicatura, entre otras experiencias docentes en maestría y diplomados relativos a la materia.

Sarah Veras

Egresada del Programa de Maestrías LL.M. con el Honor mejor trabajo de investigación científica por el tema: “El alcance de la Mediación en los Casos de Violencia Doméstica y Custodia”.  La experiencia en el programa le ha servido a los fines de expandir sus horizontes como articulista en revistas como Gaceta Judicial, coautora de manuales de mediación, coordinadora y docente de programas Educativos  en la Escuela Nacional de la Judicatura y universidades como la Autónoma de Santo Domingo y la Pontifica Universidad Católica Madre y Maestra.

Sobre el  Programa de Maestrías LL.M

El programa de Maestría en Derecho para Juristas de América Latina y el Caribe (LL.M) tiene como meta (tal como lo expone la universidad en sus brochure) desarrollar juristas compenetrados  con los principios y procedimientos de los sistemas jurídicos con tradición angloamericana y del mundo  latinoamericano y caribeño. El escenario Puertorriqueño ha resultado ideal  para el desarrollo de este programa en virtud de que este tiene un ordenamiento  mixto  en el que conviven el Derecho Continental  de origen Romano Germánico y el Derecho Común.

Sobre la Universidad de Puerto Rico.

Fundada en 1903, es una institución  compuesta por once recintos autónomos a través del país. El Recinto Río Piedras, de donde son egresadas las magistrados, es el más grande del Sistema Universitario de Puerto Rico. La Escuela de Derecho de esta universidad se encuentra en el centro de la misma a 15 minutos del Viejo San Juan. Esta facultad cuenta con una imponente biblioteca de cinco pisos donde se encuentra albergada  desde la literatura más antigua a la más vanguardista a nivel de la región latinoamericana.

Ciertamente que la experiencia de Esther Agelàn y Sarah Veras en esta universidad ha sido invaluable además de inolvidable y seguirá repercutiendo en su vida profesional.

portada2

Este vierenes 27 de marzo, las magistradas Sarah Veras y Esther Agelan, se enorgullecen de presentar la segundo edición de su libro “derecho Procesal Penal para el Sistema Acusartorio Latinoamericano” en la isla de Puerto Rico. Esta nueva edición mejorada, cuenta con el Código Procesal Penal para Chile, Costa Rica y República Dominicana.

El libro se venderá en la República Dominicana a partir del 30 de marzo.

Por Diario Libre el 21 de agosto del 2008

SANTO DOMINGO. Esther Agelán Casasnovas, jueza, catedrática, con maestría internacional, está consciente de la preparación y del aporte que se hace para el fortalecimiento de la época actual, caracterizada por avances tecnológicos y el surgimiento de nuevos métodos de enseñanza.

Esta vez no le toca hablar por sentencia, sino plasmando combinar la experiencia, el conocimiento y la preparación, para convertirla en doctrina.

Junto a la presidenta del Segundo Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, Sarah Veras Almánzar, decidió dar su aporte.

La obra “Derecho Procesal Penal en el Sistema Acusatorio Latinoamericano”, puesta en circulación por ambas magistradas en el auditorio de la Suprema Corte de Justicia, combina la teoría con la práctica, no sólo en la base legal que regula el sistema acusatorio en Latinoamérica, sino también las estrategias de litigación utilizadas en las diferentes fases del proceso.

Sobre su experiencia y aporte habló para DL.

P: ¿Cuál es el aporte más importante que considera le hace a la doctrina y la comunidad jurídica con la publicación de este libro?.

R: En el año 2001 fui favorecida con una beca para realizar una maestría LLM (Lawyer Law Master), en la Universidad de Puerto Rico, oportunidad que también tuvo la magistrada Sarah Veras. En esta pudimos observar durante todo un año de forma directa,  como funciona el sistema acusatorio, que aunque diferente al sistema nuestro, coincide en muchos aspectos.

Como consecuencia de esta experiencia, los conocimientos adquiridos sirvieron de base para la multiplicación de los mismos en varios  programas de capacitación, en instituciones como la Escuela Nacional de la Judicatura, Escuela del Ministerio Público y en algunas universidades del país.

Producto de los programas en los que he tenido la oportunidad de compartir con Sarah Veras, y en ocasión de que elaboramos un manual de  técnicas de litigación en el proceso Penal conjuntamente con un video educativo, para la Escuela Nacional de la Judicatura  con los auspicios de la USAID, decidimos escribir un libro donde plasmáramos todos los conocimientos adquiridos a través de estos años, tomando en consideración además la  experiencia de diez años, que ambas tenemos en el poder judicial como juezas penales.

P: ¿Cuál es la inspiración que siente que hace un juez cuando escribe para enseñar?

R: Nos hemos alejado de la idea de aquel juez distante, aplicador mecánico de la norma, que única y exclusivamente habla por sentencia. El  juez actual  ha de ser  social, integrado a su comunidad, conocedor de su realidad, su cultura y de su entorno, para que  estas vivencias sirvan de base a las máximas de experiencia, elemento fundamental en el sistema actual de valoración de prueba de la sana crítica, de modo que sus sentencias, no solamente legales, sino también justas.

Así,  el juez en su función de docente tiene la oportunidad de compartir con  los docentes estas experiencias y ¿por qué no?, aprender de las que los mismos han adquirido en su rol de usuarios.

P: ¿Cuáles son los aspectos más relevantes que le ve a la obra de cara a la comunidad jurídica?.

R: Nuestro escrito ha sido concebido con la idea de abarcar el aspecto teórico y el práctico del proceso penal;  por un lado analizamos el sistema acusatorio, su raíces, sus principios, sus procedimientos y sus características principales, comunes a los países de Latinoamérica, que son objetos de estudio, y por otra parte establecemos las técnicas de litigación que le permitirá a los litigantes desarrollar destrezas, fundamentales en un sistema donde impera la oralidad.

P: Es hora de que los jueces se motiven a plasmar su experiencia… ¿por qué?

R: No solamente los jueces, creo que todos los actores del sistema de justicia deben motivarse a escribir, principalmente en el ámbito procesal penal, ya, que ante una reforma procesal penal como la que hemos tenido recientemente, debemos fortalecer nuestra doctrina, para que la interpretación de la norma se ajuste a nuestra idiosincrasia y a nuestras costumbres.

Siempre hemos tenido normas que hemos traído del extranjero, como fue el caso de la normativa anterior, que fue copiada de Francia o como es el caso del código procesal penal vigente, cuya principal fuente es el Código Modelo Tipo para Iberoamérica, esto no implica que perdamos nuestra identidad y hagamos los ajustes pertinentes de adecuación  y adaptación, es decir que la dominicanicemos.

P: ¿Cómo comparte un juez las aulas, el estrado y la labor de escribir?.

R: En mi caso particular podríamos decir que dedico el cien por ciento a la labor de juez y mi tiempo libre lo dedico entre la docencia y la investigación jurídica, ya que la función de administrar justicia requiere de dedicación y entrega y mi propósito principal es consagrarme a ella, aunque confieso que me gustaría poder dedicarle más tiempo a la docencia, labor que me fascina.

P: Hábleme de su experiencia como juez…

R: En los diez años que tengo en la judicatura, he podido observar que  las principales causas de la criminalidad en nuestro país están vinculadas al alto índice de pobreza, a la marginalidad y grandes diferencias sociales y¡, sobre todo, al etiquetamiento social de aquellos jóvenes infractores primarios a quienes se les cierran todas las puertas a partir de su primer conflicto con la ley.

Ante una reforma procesal penal como la que hemos tenido recientem

Por Darío Abreu – New York
Publicado el miércoles, 23 de agosto de 2006 en /www.diariohorizonte.com

El Consulado General de la República Dominicana  invita a la comunidad dominicana e hispana en general a participar en la conferencia sobre el Nuevo Código Procesal Penal, que será dictada por la magistrada  Esther Agelán  Casasnovas , presidenta  del  Tribunal Colegiado de Primera Instancia Penal

La actividad se realizará el viernes 25 de  Agosto, a las 6:00 p.m.. en el salón principal  de la sede consular, localizado en el 1501 de Broadway, entre las calles 43 y 44, del condado de Manhattan.

En dicha actividad se darán a conocer  los principios fundamentales y el avance que representa en el sistema de justicia  dominicano este nuevo código.

En el encuentro también participarán el doctor Cesar Pina Toribio, Consultor Jurídico  del Poder Ejecutivo  y los licenciados Alejandro Moscoso Segarra y Ramón Jáquez Liranzo  del Comisionado de Justicia.

En los últimos días  se ha iniciado una jornada  internacional  de divulgación  del Código Procesal Penal  con el propósito de dar a conocer  a los dominicanos residentes en el exterior los principios fundamentales  de esta nueva ley y el avance  que representa en el sistema de justicia.

Sarah Veras Almánzar presidenta del segundo tribunal colegiado del juzgado de primera Instancia del Distrito Nacional

Por el Diario Libre el 22 de agosto del 2008.

sarahveras1 SANTO DOMINGO. Sarah Veras Almánzar, docente de maestrías en las universidades Autónoma de Santo  Domingo, Católica Madre y Maestra y la Iberoamericana en materia procesal penal, se muestra complacida con los avances registrados actualmente en el ámbito jurídico.

La presidenta del Segundo Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, se muestra de acuerdo de que cada día hay que dar más para fortalecer la doctrina procesal. Está de acuerdo con seguir fortaleciendo las bases para comprender mejor la coyuntura actual.

Publicó, junto a su compañera de la Judicatura Esther Agelán Casasnovas, el libro “Derecho Procesal Penal en el Sistema Acusatorio Latinoamericano”. La magistrada conversó con DL sobre diversos tópicos.

P: Un juez únicamente es como quien está destinado para subir a estrados y hablar por sentencia. Sin embargo, en la época actual no sólo imparten charlas, sino que también escribe libros, artículos, etc. ¿Cómo ve usted esta nueva corriente?

R: Es una forma de enseñar también a través de la doctrina científica, pues necesariamente para darle respuesta a esa pregunta tengo que referirme a la conformación de la actual Suprema Corte de Justicia: una integración de jueces intelectuales, vanguardistas, que han fomentado a través de la Escuela Nacional de la Judicatura de que no solamente los jueces se dediquen con la vocación, la seriedad y las vivencias a lo que son las labores jurisdiccionales, que son al servicio de la comunidad, de la sociedad, sino que los jueces también sean docentes.

Hemos tenido una capacitación profunda en materia procesal penal. Todo esto ha inspirado en mí y en la gran cantidad de jueces docentes y escritores ese nuevo pro, que es el único compatible con la función jurisdiccional.

Es una forma de enseñar, de poner al conocimiento, no solamente de los sujetos procesales (abogados, fiscales y jueces), sino también de la ciudadanía en general, de cuál es sentido y alcance de la actual normativa. Esto de que los jueces sean docentes y escritores ha sido fomentado por la Escuela Nacional de la Judicatura.

P: ¿Cuál es la contribución que usted entiende se le hace a la comunidad jurídica cuando un juez, que está en la práctica diaria de los procedimientos y aplicación de las leyes, plasma sus puntos de vista doctrinarios?

R: El rol del juez, específicamente a través del dictado de la sentencia o de las distintas resoluciones que emanan del mismo, es educativo y orientativo a lo que es la ciudadanía.

A través de sus decisiones, motivadas en hecho y en derecho, es que se le da respuesta a esa sed de Justicia y solución de los conflictos que tiene la sociedad en general.

Es bueno cuando una decisión de un juez es comprendida por todos los sectores de la sociedad.

El juez está consciente, actualmente, que es un servidor de la sociedad en sentido general, garantista tanto de los imputados, como de las víctimas.

P: ¿Es necesario fortalecer la doctrina jurídica nuestra o que haya más familiaridad de los actores con la que existe?

R: Tomando en consideración que el actual proceso penal dominicano es uno de los más recientes, entendemos que sí. Aunque han surgido de parte de autores dominicanos, tales como los magistrados Francisco Ortega, Ignacio Camacho, que tienen excelentes libros en materia procesal penal.

El magistrado presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge A. Subero Isa, que también se ha preocupado en profundizar en esta nueva vertiente procesal, lo mismo que el magistrado Víctor José Castellanos. Entiendo que sí, que todavía hay que profundizar más, sobre todo en esta materia tan novedosa. Escarbar en las raíces, cuál fue la intención del legislador, al plasmar cada uno de esos supuestos en esta normativa procesal penal, porque así tanto los actores procesales como los ciudadanos comprenderán y asimilarán de manera más efectiva y pronta lo que son las bondades de este Código Procesal Penal. Porque todavía hay algunos aspectos contenidos en el Código que son incomprendidos, sobre todo por la ciudadanía.

Pero ése es el rol fundamental del juez como escritor y docente: seguir escarbando, ir aclarando aquellos aspectos que todavía están oscuros, pero que son necesarios que sean asimilados en su justa medida, sobre todo por la población.

P: ¿Podemos decir que hay una generación de jueces inspirados en ayudar a comprender más el sistema con este método?

R: Tal como lo hemos dicho, la intención es educar, enarbolar a través de estos escritos, de estas obras, lo que son los principios del actual proceso penal.

El principio de ética, de lealtad procesal, de recolección de pruebas, en respeto al debido proceso de ley, la definición de los roles de cada uno de los actores, el juez como tercer imparcial garante del equilibrio, sobre todo de los derechos de las partes, pero también el rol de cada uno de los sujetos procesales, y cómo a partir de la figura del juez se procede y enarbolan todos esos principios.

P: ¿Se ha visto tentada a seguir escribiendo después de esta experiencia?.

R: Esta no es mi primera experiencia como escritora. En la biblioteca de la Escuela Nacional de la Judicatura figuro como coautora de manuales de métodos alternos, junto con otros prestigiosos magistrados, en mi calidad de coordinadora y asesora de la Escuela ya he tenido la oportunidad de revisar y coordinar materiales educativos, de internacionales de la talla de la doctora Olga Elena Resumil, el doctor Daniel González Álvarez, el doctor Mario Owes, Gadea Nieto, que son de la hermana nación de Puerto Rico y otros temas procesales.

P: ¿Cómo se comparte en el tiempo un juez en la administración de justicia y la creación de obras intelectuales?

R: Lo principal para un juez es y debe ser su función jurisdiccional, labor para la cual nos hemos formado. La docencia y la escritura para mí es más que un trabajo un hobby, para mí he hecho un hobby el escribir en mi tiempo libre.

P: ¿Qué decir del Poder Judicial?

R: Luego de diez años en el Poder Judicial y la transformación de la Justicia, a partir mayormente del ingreso de los actuales jueces de la Suprema Corte de Justicia, me siento cada día más honrada de pertenecer al Poder Judicial: una Justicia independiente, que se preocupa por capacitar a sus jueces, la eficiencia y acceso de los ciudadanos.

Me siento orgullosa, plena y comprometida con pertenecer a una Justicia renovada, como ésta, donde la independencia es el pilar principal del sistema de Justicia.

Quiero destacar los valores morales y profesionales que adornan a mi compañera y amiga, que considero como mi hermana, Esther Agelán, junto a quien escribí el libro, quien es un ejemplo a seguir como jueza y ciudadana. Para mí es una dicha que esta obra sea fruto de las dos.

El juez está consciente, actualmente, de que es un servidor de la sociedad en sentido general, garantista tanto de los imputados como de las víctimas en el proceso judicial”.