Skip navigation

“Me siento comprometida con una Justicia renovada e independiente”

Por el Diario Libre  el  22 Agosto 2008.

Sarah Veras Almánzar – presidenta del segundo tribunal colegiado del juzgado de primera Instancia del Distrito Nacional

sarahveras1 SANTO DOMINGO. Sarah Veras Almánzar, docente de maestrías en las universidades Autónoma de Santo  Domingo, Católica Madre y Maestra y la Iberoamericana en materia procesal penal, se muestra complacida con los avances registrados actualmente en el ámbito jurídico.

La presidenta del Segundo Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, se muestra de acuerdo de que cada día hay que dar más para fortalecer la doctrina procesal. Está de acuerdo con seguir fortaleciendo las bases para comprender mejor la coyuntura actual.

Publicó, junto a su compañera de la Judicatura Esther Agelán Casasnovas, el libro “Derecho Procesal Penal en el Sistema Acusatorio Latinoamericano”. La magistrada conversó con DL sobre diversos tópicos.

P: Un juez únicamente es como quien está destinado para subir a estrados y hablar por sentencia. Sin embargo, en la época actual no sólo imparten charlas, sino que también escribe libros, artículos, etc. ¿Cómo ve usted esta nueva corriente?

R: Es una forma de enseñar también a través de la doctrina científica, pues necesariamente para darle respuesta a esa pregunta tengo que referirme a la conformación de la actual Suprema Corte de Justicia: una integración de jueces intelectuales, vanguardistas, que han fomentado a través de la Escuela Nacional de la Judicatura de que no solamente los jueces se dediquen con la vocación, la seriedad y las vivencias a lo que son las labores jurisdiccionales, que son al servicio de la comunidad, de la sociedad, sino que los jueces también sean docentes.

Hemos tenido una capacitación profunda en materia procesal penal. Todo esto ha inspirado en mí y en la gran cantidad de jueces docentes y escritores ese nuevo pro, que es el único compatible con la función jurisdiccional.

Es una forma de enseñar, de poner al conocimiento, no solamente de los sujetos procesales (abogados, fiscales y jueces), sino también de la ciudadanía en general, de cuál es sentido y alcance de la actual normativa. Esto de que los jueces sean docentes y escritores ha sido fomentado por la Escuela Nacional de la Judicatura.

P: ¿Cuál es la contribución que usted entiende se le hace a la comunidad jurídica cuando un juez, que está en la práctica diaria de los procedimientos y aplicación de las leyes, plasma sus puntos de vista doctrinarios?

R: El rol del juez, específicamente a través del dictado de la sentencia o de las distintas resoluciones que emanan del mismo, es educativo y orientativo a lo que es la ciudadanía.

A través de sus decisiones, motivadas en hecho y en derecho, es que se le da respuesta a esa sed de Justicia y solución de los conflictos que tiene la sociedad en general.

Es bueno cuando una decisión de un juez es comprendida por todos los sectores de la sociedad.

El juez está consciente, actualmente, que es un servidor de la sociedad en sentido general, garantista tanto de los imputados, como de las víctimas.

P: ¿Es necesario fortalecer la doctrina jurídica nuestra o que haya más familiaridad de los actores con la que existe?

R: Tomando en consideración que el actual proceso penal dominicano es uno de los más recientes, entendemos que sí. Aunque han surgido de parte de autores dominicanos, tales como los magistrados Francisco Ortega, Ignacio Camacho, que tienen excelentes libros en materia procesal penal.

El magistrado presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge A. Subero Isa, que también se ha preocupado en profundizar en esta nueva vertiente procesal, lo mismo que el magistrado Víctor José Castellanos. Entiendo que sí, que todavía hay que profundizar más, sobre todo en esta materia tan novedosa. Escarbar en las raíces, cuál fue la intención del legislador, al plasmar cada uno de esos supuestos en esta normativa procesal penal, porque así tanto los actores procesales como los ciudadanos comprenderán y asimilarán de manera más efectiva y pronta lo que son las bondades de este Código Procesal Penal. Porque todavía hay algunos aspectos contenidos en el Código que son incomprendidos, sobre todo por la ciudadanía.

Pero ése es el rol fundamental del juez como escritor y docente: seguir escarbando, ir aclarando aquellos aspectos que todavía están oscuros, pero que son necesarios que sean asimilados en su justa medida, sobre todo por la población.

P: ¿Podemos decir que hay una generación de jueces inspirados en ayudar a comprender más el sistema con este método?

R: Tal como lo hemos dicho, la intención es educar, enarbolar a través de estos escritos, de estas obras, lo que son los principios del actual proceso penal.

El principio de ética, de lealtad procesal, de recolección de pruebas, en respeto al debido proceso de ley, la definición de los roles de cada uno de los actores, el juez como tercer imparcial garante del equilibrio, sobre todo de los derechos de las partes, pero también el rol de cada uno de los sujetos procesales, y cómo a partir de la figura del juez se procede y enarbolan todos esos principios.

P: ¿Se ha visto tentada a seguir escribiendo después de esta experiencia?.

R: Esta no es mi primera experiencia como escritora. En la biblioteca de la Escuela Nacional de la Judicatura figuro como coautora de manuales de métodos alternos, junto con otros prestigiosos magistrados, en mi calidad de coordinadora y asesora de la Escuela ya he tenido la oportunidad de revisar y coordinar materiales educativos, de internacionales de la talla de la doctora Olga Elena Resumil, el doctor Daniel González Álvarez, el doctor Mario Owes, Gadea Nieto, que son de la hermana nación de Puerto Rico y otros temas procesales.

P: ¿Cómo se comparte en el tiempo un juez en la administración de justicia y la creación de obras intelectuales?

R: Lo principal para un juez es y debe ser su función jurisdiccional, labor para la cual nos hemos formado. La docencia y la escritura para mí es más que un trabajo un hobby, para mí he hecho un hobby el escribir en mi tiempo libre.

P: ¿Qué decir del Poder Judicial?

R: Luego de diez años en el Poder Judicial y la transformación de la Justicia, a partir mayormente del ingreso de los actuales jueces de la Suprema Corte de Justicia, me siento cada día más honrada de pertenecer al Poder Judicial: una Justicia independiente, que se preocupa por capacitar a sus jueces, la eficiencia y acceso de los ciudadanos.

Me siento orgullosa, plena y comprometida con pertenecer a una Justicia renovada, como ésta, donde la independencia es el pilar principal del sistema de Justicia.

Quiero destacar los valores morales y profesionales que adornan a mi compañera y amiga, que considero como mi hermana, Esther Agelán, junto a quien escribí el libro, quien es un ejemplo a seguir como jueza y ciudadana. Para mí es una dicha que esta obra sea fruto de las dos.

El juez está consciente, actualmente, de que es un servidor de la sociedad en sentido general, garantista tanto de los imputados como de las víctimas en el proceso judicial”.

———————————————————————————————————

“El Juez actual debe ser social, integrado a su comunidad, conocedor de su realidad.”

Por Diario Libre  el  21 Agosto 2008

esther agelanSANTO DOMINGO. Esther Agelán Casasnovas, jueza, catedrática, con maestría internacional, está consciente de la preparación y del aporte que se hace para el fortalecimiento de la época actual, caracterizada por avances tecnológicos y el surgimiento de nuevos métodos de enseñanza.

Esta vez no le toca hablar por sentencia, sino plasmando combinar la experiencia, el conocimiento y la preparación, para convertirla en doctrina.

Junto a la presidenta del Segundo Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, Sarah Veras Almánzar, decidió dar su aporte.

La obra “Derecho Procesal Penal en el Sistema Acusatorio Latinoamericano”, puesta en circulación por ambas magistradas en el auditorio de la Suprema Corte de Justicia, combina la teoría con la práctica, no sólo en la base legal que regula el sistema acusatorio en Latinoamérica, sino también las estrategias de litigación utilizadas en las diferentes fases del proceso.

Sobre su experiencia y aporte habló para DL.

P: ¿Cuál es el aporte más importante que considera le hace a la doctrina y la comunidad jurídica con la publicación de este libro?.

R: En el año 2001 fui favorecida con una beca para realizar una maestría LLM (Lawyer Law Master), en la Universidad de Puerto Rico, oportunidad que también tuvo la magistrada Sarah Veras. En esta pudimos observar durante todo un año de forma directa,  como funciona el sistema acusatorio, que aunque diferente al sistema nuestro, coincide en muchos aspectos.

Como consecuencia de esta experiencia, los conocimientos adquiridos sirvieron de base para la multiplicación de los mismos en varios  programas de capacitación, en instituciones como la Escuela Nacional de la Judicatura, Escuela del Ministerio Público y en algunas universidades del país.

Producto de los programas en los que he tenido la oportunidad de compartir con Sarah Veras, y en ocasión de que elaboramos un manual de  técnicas de litigación en el proceso Penal conjuntamente con un video educativo, para la Escuela Nacional de la Judicatura  con los auspicios de la USAID, decidimos escribir un libro donde plasmáramos todos los conocimientos adquiridos a través de estos años, tomando en consideración además la  experiencia de diez años, que ambas tenemos en el poder judicial como juezas penales.

P: ¿Cuál es la inspiración que siente que hace un juez cuando escribe para enseñar?

R: Nos hemos alejado de la idea de aquel juez distante, aplicador mecánico de la norma, que única y exclusivamente habla por sentencia. El  juez actual  ha de ser  social, integrado a su comunidad, conocedor de su realidad, su cultura y de su entorno, para que  estas vivencias sirvan de base a las máximas de experiencia, elemento fundamental en el sistema actual de valoración de prueba de la sana crítica, de modo que sus sentencias, no solamente legales, sino también justas.

Así,  el juez en su función de docente tiene la oportunidad de compartir con  los docentes estas experiencias y ¿por qué no?, aprender de las que los mismos han adquirido en su rol de usuarios.

P: ¿Cuáles son los aspectos más relevantes que le ve a la obra de cara a la comunidad jurídica?.

R: Nuestro escrito ha sido concebido con la idea de abarcar el aspecto teórico y el práctico del proceso penal;  por un lado analizamos el sistema acusatorio, su raíces, sus principios, sus procedimientos y sus características principales, comunes a los países de Latinoamérica, que son objetos de estudio, y por otra parte establecemos las técnicas de litigación que le permitirá a los litigantes desarrollar destrezas, fundamentales en un sistema donde impera la oralidad.

P: Es hora de que los jueces se motiven a plasmar su experiencia… ¿por qué?

R: No solamente los jueces, creo que todos los actores del sistema de justicia deben motivarse a escribir, principalmente en el ámbito procesal penal, ya, que ante una reforma procesal penal como la que hemos tenido recientemente, debemos fortalecer nuestra doctrina, para que la interpretación de la norma se ajuste a nuestra idiosincrasia y a nuestras costumbres.

Siempre hemos tenido normas que hemos traído del extranjero, como fue el caso de la normativa anterior, que fue copiada de Francia o como es el caso del código procesal penal vigente, cuya principal fuente es el Código Modelo Tipo para Iberoamérica, esto no implica que perdamos nuestra identidad y hagamos los ajustes pertinentes de adecuación  y adaptación, es decir que la dominicanicemos.

P: ¿Cómo comparte un juez las aulas, el estrado y la labor de escribir?.

R: En mi caso particular podríamos decir que dedico el cien por ciento a la labor de juez y mi tiempo libre lo dedico entre la docencia y la investigación jurídica, ya que la función de administrar justicia requiere de dedicación y entrega y mi propósito principal es consagrarme a ella, aunque confieso que me gustaría poder dedicarle más tiempo a la docencia, labor que me fascina.

P: Hábleme de su experiencia como juez…

R: En los diez años que tengo en la judicatura, he podido observar que  las principales causas de la criminalidad en nuestro país están vinculadas al alto índice de pobreza, a la marginalidad y grandes diferencias sociales y¡, sobre todo, al etiquetamiento social de aquellos jóvenes infractores primarios a quienes se les cierran todas las puertas a partir de su primer conflicto con la ley.

Ante una reforma procesal penal como la que hemos tenido recientemente, debemos fortalecer nuestra doctrina, para que la interpretación de la norma se ajuste a nuestra idiosincrasia”

En mi caso particular, mi tiempo libre lo dedico entre la docencia y la investigación jurídica, ya que la función de administrar justicia requiere de dedicación y entrega”.

La circulación

La obra fue puesta en circulación el pasado miércoles por el Comisionado de Justicia y la Comisión Nacional de Ejecución de la Reforma Procesal Penal. Durante la puesta en circulación hablaron el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, y el ex Comisionado de Justicia y actual fiscal del Distrito, Alejandro Moscoso Segarra. Destacó que la obra constituye un aporte significativo para la bibliografía no sólo nacional, sino también como fuente documental importante.

De Federico Méndez / redactor senior

———————————————————————————————————

Magistrada Agelán Casasnovas dicatará charla nuevo Código Procesal Penal de RD en NY

Publicado el miércikes, 23 de gosto del 2006 por Dario Abreu – New York

El Consulado General de la República Dominicana  invita a la comunidad dominicana e hispana en general a participar en la conferencia sobre el Nuevo Código Procesal Penal, que será dictada por la magistrada  Esther Agelán  Casasnovas , presidenta  del  Tribunal Colegiado de Primera Instancia Penal

La actividad se realizará el viernes 25 de  Agosto, a las 6:00 p.m.. en el salón principal  de la sede consular, localizado en el 1501 de Broadway, entre las calles 43 y 44, del condado de Manhattan.

En dicha actividad se darán a conocer  los principios fundamentales y el avance que representa en el sistema de justicia  dominicano este nuevo código.

En el encuentro también participarán el doctor Cesar Pina Toribio, Consultor Jurídico  del Poder Ejecutivo  y los licenciados Alejandro Moscoso Segarra y Ramón Jáquez Liranzo  del Comisionado de Justicia.

En los últimos días  se ha iniciado una jornada  internacional  de divulgación  del Código Procesal Penal  con el propósito de dar a conocer  a los dominicanos residentes en el exterior los principios fundamentales  de esta nueva ley y el avance  que representa en el sistema de justicia.

http://www.diariohorizonte.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: